Huerto urbano: el futuro de la alimentación

Huerto urbano: el futuro de la alimentación

Vamos a tocar una enorme problemática global: la deficiente alimentación del mundo. Sea presentada como un problema de obesidad mundial o como la falta de alimento para muchos grupos poblacionales.

“Más de 820 millones de personas no tienen suficiente comida. Al mismo tiempo, ninguna región está exenta de la epidemia que es la obesidad y el sobrepeso.”

Food and Agriculture Organization (FAO), 2020.

Con una población mundial superior a los 7 mil millones, la cual alcanzará los 8 mil millones para el año 2030 (acorde datos de la Organización de las Naciones Unidas), la sobrepoblación mundial es de los principales problemas medioambientales. En este post no abundaremos sobre el tema, cosa que dejaremos para otro día, sino que nos enfocaremos en la problemática que trae consigo la falta de alimento y el deterioro alimenticio mundial.

Es casi irónico como dos temas parecen tan opuestos, pero forman parte de la misma problemática ambiental. Por un lado, tenemos problemas de personas con obesidad, por otro lado, contrastante tenemos problemas de personas que no alcanzan para comer, uno ocasionado por costumbres y malos hábitos alimenticios, así como el producto ofrecido por la industria alimenticia general, mientras que el otro es ocasionado por factores económicos más profundos y complejos.

 Estamos hablando de problemas a gran escala y de gran complejidad, es natural pensar que no existe una única solución mágica para acabar con ellos. Sin embargo, quiero mostrarte una excelente alternativa que se perfila como un modelo sustentable y una alternativa que poco a poco llega a la población de manera significativa; una alternativa increíble que ataca diferentes problemas ambientales al mismo tiempo: el huerto urbano.

¿Qué es un huerto urbano y por qué deberías considerar implementar uno?

Las frutas y verduras se cultivan a gran escala para satisfacer las necesidades de una población, a esta práctica se le conoce como agricultura y forma parte de las actividades primarias de un país. La agricultura es el sustento primario de una sociedad; ahora imagina que tienes tu propio pedazo de agricultura a pequeña escala en tu hogar.

Huerto urbano se refiere a los espacios cubiertos para el cultivo de frutas y hortalizas a escala doméstica. Es una práctica que poco a poco se abre paso entre la comunidad, con un potencial inmenso para resolver problemáticas ambientales importantes.

Esta simple acción, implementada a escala global, sin duda alguna tendría un impacto benéfico más que significativo en la problemática alimenticia a nivel global. Imagina esto: tener frutas y verduras frescas, totalmente libres de químicos, pesticidas y/o cualquier otra sustancia nociva para el ser humano, al alcance de todos con mínimo impacto sobre el suelo, a bajos costos de producción; estamos hablando de comida sana al más bajo costo y a disponibilidad de cualquiera. Suena muy prometedor para combatir el problema global actual, ¿verdad?

Ahora bien, pudiera ser que en tu cabeza circulen en este momento una gran cantidad de “no” y “pero”, por lo que te expondré algunos problemas comunes que surgen en nuestra mente cuando escuchamos una propuesta de este tipo.

Problema 1: no tengo espacio para sembrar en casa

“Si apenas tengo espacio para mis cosas, ¿cómo supones que voy a sembrar comida?, ni siquiera tengo jardín”.

El primer obstáculo que puede pasar por tu mente en estos momentos pudiera ser el espacio en tu casa; principalmente si no cuentas con un jardín o una pequeña extensión de suelo sin utilizar.

Solución 1: querer, es el primer paso hacia el éxito

No importa si en tu vivienda no cuentas con un área de suelo natural, hay múltiples formas y técnicas para siembra sin utilizar siquiera una porción de suelo. ¿Conoces las macetas? Imagina ahora una maceta que no tiene una pequeña planta o árbol que permanecerá pequeño para fines decorativos, sino que te provee de diferentes verduras, especias y productos de uso doméstico.

Sé que es un gran paso y muy extraño para la mayoría de las personas, pero créeme que es la mejor inversión a largo plazo que puedes hacer. Trata de organizar tu vivienda, de encontrar un pequeño espacio para sembrar vida en tu hogar.

Problema 2: nunca en mi vida he sembrado absolutamente nada

“¿Los frijolitos que sembré en un bote con algodón en la primaria cuentan?”

Otro gran obstáculo para implementar este tipo de proyectos (así como cualquier otro proyecto en realidad…) es el miedo de fracasar por el desconocimiento y falta de experiencia. Es algo totalmente nuevo y eso nos causa cierto temor y rechazo.

Solución 2: la práctica hace al maestro

Nadie, absolutamente nadie nace siendo experto en algo. Como cualquier otra habilidad, esto se puede ir aprendiendo y, con el tiempo, comenzarás a dominar por completo el bello arte de la siembra y la cosecha. Es normal que en un inicio las cosas no resulten como esperabas; no te desanimes, con el tiempo lo lograrás.

Problema 3: no tengo dinero ni tiempo para hacer nada de esto

“Pero veo en la tele y películas que la siembra es un trabajo arduo y tiempo completo. Yo tengo un trabajo y millones de actividades en mi día a día”.

Si piensas que esta actividad va a consumir casi todo tu día a día, que le agregará estrés a tu rutina diaria o que necesitarás invertir una fortuna, con toda la confianza del mundo te garantizo: no será así.

Solución 3: un nuevo hobby que da muchos frutos

Como te mencioné con anterioridad, hay un sinfín de metodologías y prácticas para hacer un huerto urbano. Es posible elaborarlo con muy poca o nula inversión monetaria de tu parte: los materiales los puedes obtener reciclando objetos viejos o usados, la tierra fértil la puedes crear tú mismo, las semillas las puedes obtener de alimentos que ya consumes y desechas, entre otros.

Te resultará increíble lo terapéutico que puede ser esta nueva actividad en tu vida, lejos de cargarle a tu vida más estrés, te ayudará a liberarlo y relajarte en tu propio hogar.

Una vez que domines el tema, que lo hagas un buen hábito en tu día a día, es una actividad que no te tomará más de 15 minutos al día.

¡Decídete!

Reducir los residuos domésticos, generar tu propia comida, reducir tus costos mensuales del supermercado, sustituir productos de origen desconocido por productos sembrados por ti mismo, son solo algunos de los beneficios de implementar un huerto urbano en tu casa.

Quise aprovechar este post para comentarte sobre los beneficios y las características de un huerto urbano, si te interesa conocer más sobre el tema, quédate al pendiente de nuestras publicaciones, ya que aprenderemos a hacer un huerto urbano en solo unos pocos pasos sencillos, así como también aprenderemos a hacer un componente muy importante del huerto urbano y que también te puede servir para más aplicaciones: la composta.


Por favor deja tus comentarios, tu opinión cuenta y nos ayudas a mejorar

¡Por un futuro mejor para todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s