¿Me conviene instalar paneles solares en mi casa?

¿Me conviene instalar paneles solares en mi casa?

A lo largo de los años, estos dispositivos han logrado abrirse paso a diferentes nichos de mercado; inicialmente pensados para aplicaciones aeroespaciales, hoy en día es bastante común observarlos en aplicaciones industriales, en las pequeñas y grandes empresas, y principalmente a nivel doméstico.

Sin duda alguna, uno de los personajes más notables en el tema medio ambiental, el cual promete significativos ahorros económicos y, por supuesto, ser amigable con el planeta. Representa una fuente inagotable de energía sin utilizar combustibles de ningún tipo, lo cual significa:

  • CERO emisiones de gases de efecto invernadero
  • CERO usos de combustibles fósiles
  • Relativamente poco impacto ambiental (así es, claro que tiene impactos ambientales negativo, lo cual verás más adelante)

Teniendo esto en cuenta, ¿por qué la generación eléctrica del país, proveniente de energía solar, representa menos del 2%? Francamente no conozco muchas personas que cuenten con paneles solares instalados en su casa o negocio; claro, las hay y tampoco son casos tan raros, pero es justo decir que simplemente no es algo muy común en el País.

¿Qué son los paneles solares?

Antes de explicar qué es un panel solar, en este artículo nos referiremos a dos tipos de tecnologías de aprovechamiento de energía solar: energía solar térmica y celdas fotovoltaicas.

Cada una funciona de una manera totalmente diferente y tiene diferentes aplicaciones:

Un panel solar es el término comúnmente utilizado para referirse al dispositivo recolector de energía solar:

  • Panel de energía solar térmica: consiste en captar y concentrar la radiación solar para calentar un objeto o una sustancia, generalmente agua. A gran escala es más eficiente que las celdas fotovoltaicas para generar energía eléctrica y, a nivel doméstico, se aplica comúnmente para calentar el agua utilizada en el hogar. El conocido calentador solar es el ejemplo más común, así como un sustentable reemplazo al “boiler” que vive en la gran mayoría de los hogares mexicanos.
  • Paneles fotovoltaicos: estos dispositivos consisten en un conjunto de celdas (celdas fotovoltaicas), las cuales recolectan y concentran la radiación solar y la transforman directamente en electricidad. El efecto producido consiste en transformar una fuente de radiación electromagnética (como la luz y los rayos ultravioleta) en una corriente eléctrica.

Entonces, ¿un calentador solar o un panel fotovoltaico?

Yo te respondería: ¿por qué no ambas?, de manera resumida:

  • El calentador solar reemplaza al boiler que funciona con gas (ya sea natural o gas L.P.) para calentar el agua utilizada en el hogar. Lo cual reduciría tu factura del gas en aproximadamente 75%.

¿Pensabas que casi todo el gas se usaba para cocinar? La verdad es que la gran mayoría se utiliza para calentar el agua, la cual requiere una gran cantidad de energía para calentarse, ya sea para lavar o para el aseo personal de los integrantes de la vivienda.

  • Las celdas fotovoltaicas te permitirán reducir tu factura de consumo eléctrico en CASI un 100%, además de garantizarte que toda la energía eléctrica que utilices en tu casa o tu negocio, proviene de una fuente renovable y no estás contaminado al medio ambiente.

Ahora, vamos a verlo del lado monetario; recuerda que el medio ambiente también está conectado con el sector económico. Vamos a ocupar un poco de matemáticas básicas:

Imaginemos una casa común con un total de 4 integrantes con estas condiciones:

  • Recibo bimensual de luz de $600 pesos = $3,600 pesos anuales en electricidad
  • Gastos de $1500 pesos trimestrales para uso de Gas = $6,000 pesos anuales en gas

Si consideramos, de acuerdo a lo comentado, una reducción del 75% en consumo de gas y supongamos una reducción del 100% en consumo de energía eléctrica, eso significaría.

  • De pagar $3,600 pesos a pagar $0 pesos al año (¿será verdad?)
  • De pagar $6,000 pesos a pagar $1,500 pesos al año para el consumo de gas

Estaríamos hablando de un ahorro de $8,100 pesos cada año. Claro, es muy importante mencionar que la realidad no funciona así de ideal, pero sin duda alguna ambas opciones representan un ahorro significativo para tus gastos.

IMPORTANTE: En el país, la emisión del recibo de consumo de energía eléctrica tiene un costo, por lo que, a pesar de generar el 100% de la energía que se consume en tu vivienda o negocio, siempre estarás obligado a pagar una pequeña cuota que dependerá del tipo de tarifa en la que te encuentres. Sin embargo, a pesar de que tu cuenta de la luz nunca llegue en ceros, verás una considerable reducción en tus gastos de energía eléctrica. Dependiendo de tu instalación, la reducción pudiera llegar a ser del 90-99%, lo cual lo hace una atractiva inversión a nivel doméstico y a nivel empresarial.

Ahora vienen los contras…

Nada es perfecto y esto aplica también para las tecnologías energéticas. Veamos algunos puntos negativos al respecto:

Precio

Por supuesto el principal obstáculo para adquirir cualquiera de estos dispositivos es el precio. Si bien es cierto que los precios de ambas tecnologías han disminuido de manera increíble a lo largo de los años, lo cierto es que ambos dispositivos se siguen considerando más como un “lujo” antes de que una necesidad, en parte por la inversión inicial muy considerable para el mexicano promedio.

Los calentadores solares convencionales domésticos se encuentran entre el rango de los $5,000 a los $15,000 pesos, dependiendo de las capacidades técnicas del equipo, así como de la marca; claro, dependiendo del proveedor, estos precios pudieran no incluir la instalación y puesta en marcha del equipo así que ten cuidado y analiza bien las opciones que te ofrecen.

Para el caso de los paneles fotovoltaicos, el precio dependerá del consumo energético de la vivienda o negocio, de las características climatológicas de la región (radiación solar), de las capacidades técnicas del panel, del número de celdas que contenga, así como de las necesidades específicas propias. Un panel solar convencional, con 60 celdas fotovoltaicas puede rondar entre los $8,000 y $10,000 pesos; por lo general se requeriría por lo menos 2 paneles para alimentar a una casa promedio con 3 habitantes, así que saca la cuenta.

Lo ideal es contratar a un especialista que se encargue de determinar el número de módulos necesarios para cubrir tus necesidades particulares, así como de la correcta instalación y puesta en marcha del equipo.

Eficiencia estacional

Recuerda que la fuente de energía es la radiación solar, por lo que la región en la que te encuentres jugará un factor muy importante para determinar qué tan viable es la adquisición de estos equipos. Ciertamente, las regiones con mayor incidencia de radiación solar son las que pueden sacar un mayor provecho a estas tecnologías.

De igual manera, aunque te encuentres en una región adecuada, es importante tomar en cuenta los cambios del tiempo, por supuesto que no todos los días del año gozaremos de un perfecto y despejado día soleado. Es cierto que el aprovechamiento de la energía es menor, aunque los equipos están diseñados para aprovechar al máximo la radiación solar. A pesar de que no sea una época calurosa o esté nublado y lloviendo, la radiación solar sigue siendo absorbida por los equipos, por lo que no deberás preocuparte tanto por el cambio en el estado del tiempo; tus equipos seguirán funcionando.

Mantenimiento

Por supuesto, cualquier equipo o dispositivo tecnológico necesita su respectivo mantenimiento periódico. Estos equipos están diseñados para el exterior y para soportar distintos tipos de condiciones meteorológicas, pero es recomendable realizarles un mantenimiento por lo menos de 1 vez al año. Otro punto a tomar en cuenta.

Impacto ambiental

La energía es 100% renovable y no generas emisiones ni contaminantes; por lo tanto, no tiene ningún impacto ambiental negativo, ¿cierto? … ¡FALSO! Al menos la última parte.

Es necesario que sepas que prácticamente cualquier actividad tiene un impacto ambiental, ya sea positivo y/o negativo.

Las celdas fotovoltaicas contienen metales pesados entre sus componentes, lo cual las clasifica como “Residuo peligroso” al terminar su vida útil (entre 20 y 25 años) y ser desechadas. Sin embargo, es importante mencionar que cerca del 80% de los paneles solares pueden ser sometidos a reciclaje, lo cual minimiza significativamente el impacto ambiental.

Para terminar

Adquirir estos dispositivos ciertamente tiene aspectos negativos; sin embargo, considero que no son muy significativos si se comparan con los beneficios que ofrece el uso de estas tecnologías renovables.

Ciertamente se trata de una inversión elevada, pero, si analizas bien los diferentes productos que ofrece el mercado y consigues algo que se adapte a tus necesidades y capacidades económicas, el retorno de la inversión lo conseguirás en por lo menos 5 años, de ahí en adelante podrás estar tranquilo y cómodo con la reducción de gastos en tu hogar o negocio.

Además, si buscas implementar este tipo de tecnologías a nivel empresarial, también debes tomar en cuenta todos los estímulos fiscales que esto representaría. ¡Otro punto a favor para las tecnologías renovables!

La tendencia global se inclina hacia el uso de tecnologías renovables para generar energía; hacer la transición a nivel hogar, empezar por el cambio individual, así sea poco a poco, realmente tendría un impacto positivo enorme en nuestro planeta.


Por favor deja tus comentarios, tu opinión cuenta y nos ayudas a mejorar

¡Por un futuro mejor para todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s